Algarrobo, uno de los árboles más nobles y ricos en nutrientes.

A pesar de su destrato, nos brinda alimento ancestral y nutritivo. En esta nota te cuento todos sus secretos.

Cuando descubrís un bosque, que aún habiendo sido talado, sobre pastoreado y detratado, produce tal cantidad de alimento sin ningún tipo de cuidado, ciertos patrones mentales comienzan a derrumbarse inevitablemente. El Algarrobo es un árbol con enormes poderes nutricionales que crece en zonas desérticas de la Argentina, y sin ningún tipo de intervención. 

Esta abundancia sucede en condiciones medio ambientales extremas (sequía, salinidad y calor) como ocurre en las cercanías de las salinas grandes de Córdoba.

Con ustedes el Algarrobo

Nuestro país el centro de mayor diversidad, con 28 especies, de las cuales 8 son árboles y 11 son especies endémicas. El nombre “algarrobo” fue dado por los conquistadores españoles, recordando al Algarrobo europeo, Ceratonia siliqua.

Nuestros aborígenes le llamaban Taku o taco, designando así a todo un grupo botánico y distinguiendo dentro del mismo a varias especies. Curiosamente también en Quechua quiere decir “El Árbol”. Tribus de otras regiones le llamaron también Ibopé (Guaraní); Jwaáyuk (Wichí); Mapic y Paataik (Toba).

Cabe destacar también el carácter sagrado que se les atribuye a los árboles antiguos como santuarios, en dónde los pueblos originarios celebraban acontecimientos importantes, reuniones, festividades etc.

El Algarrobo Sud americano o Taku, es un árbol frutal autóctono que prospera en suelos áridos y secos, desarrollando sistemas radiculares extremadamente profundos. Su madera es dura, densa y muy apreciada. Sus frutos son legumbres y tienen alta concentración de azúcar. Se consumen frescos, secos o elaborados.

Un ambiente seco y cálido estimula la producción de frutos, los cuales son consumidos por el ganado y la fauna silvestre contribuyendo a su dispersión. Las flores son abundantes y melíferas, con alta cantidad de néctar y polen. La corteza contiene taninos, es curtiente y también tintórea.

Algarrobo en Catamarca

Alimento ancestral

La harina de algarroba es utilizada desde hace siglos por los aborígenes del noroeste argentino, así como por numerosos pueblos de Bolivia, Paraguay, Perú y Chile. Las comunidades regionales asocian el fruto del algarrobo y sus productos con sus orígenes e identidad, por lo que las investigaciones encaradas por los científicos de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) permiten revalorizar el fruto como ingrediente alimentario.

Las vainas (frutos) son ricas en azúcar, almidón, proteínas, fibras, calcio y vitaminas. De ellas se obtiene materia prima con la que se elaboran diversos productos alimenticios. Además es riquísimo! Yo lo tomo solo con agua como “ nesquik natural”

Su alto contenido de fibra, minerales y antioxidantes fenólicos, junto con la calidad de las proteínas libres de prolaminas, la convierte en un ingrediente de alto valor nutricional que es a la vez totalmente libre de gluten, es decir, apta para personas con enfermedad celíaca.

La harina de algarroba presenta, además, un nivel importante de polifenoles que se destacan por su capacidad antioxidante. Es el producto obtenido de la molienda del fruto previamente secado al sol.

Incluso, el algarrobo es el árbol que podría cambiar el destino de la agricultura Argentina. Es recomendado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para combatir la desertificación y recuperar ecosistemas degradados.

Donde conseguís este enorme nutriente? En Traslasierra Eco Fusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Ir arriba
Registra una nueva cuenta de afiliado