Infusión ó decocción: conoce cuándo es conveniente.

En esta nota te develo toda la información sobre las formas de consumir plantas medicinales y los preparados herbales indicados.

Infusión ó decocción: cuándo es conveniente.

Uno de los secretos de las bondades de las plantas medicinales es la forma en que las consumimos. Poder acceder a sus propiedades para que sean realmente efectivos sus principios activos es, sin dudas, una de las claves elegir los preparados herbales correspondientes.

Solemos recibir mensajes y consultas sobre cómo tomar determinada hierba. Y es importante que sepas que no todas se preparan de la misma manera. Así como sostenemos que las cantidades de suministro pueden variar de un organismo a otro, por la propia historia clínica de cada uno, por posibles contraindicaciones, por intolerancias, etc, también es fundamental que entendamos que no todas las plantas medicinales tienen la misma forma de preparación para su consumo.

¿Cuáles son los métodos?

Infusión ó decocción.

Ambos son métodos utilizados para extraer los principios activos hidrosolubles de las plantas medicinales. Hidrosoluble quiere decir que se disuelven en agua. Pero el agua, químicamente hablando, no tiene un gran poder de extracción, por ello, sumamos el calor para que la extracción sea más eficiente y brinde el resultado esperado: obtener los principios activos de las plantas.

¿En qué casos debo realizar una infusión o una decocción?

La clave es saber diferenciar cuando hago una infusión y cuando hago una decocción. La información estará dada por la parte de la planta que voy a utilizar. 

🌸 Para frutos, semillas, cortezas y raíces, lo ideal es hacer una decocción. Es decir, se trata de las partes más duras de las plantas y las que van a resistir este proceso más prolongado y fuerte que la infusión.

En cambio,

🌸  para hojas, flores y mezcla de éstas con tallos, te sugerimos el método de infusión (debido a que se trata de las partes más blandas de la hierbas).

Métodos

  • Infusión: 

Coloca la hierba en un recipiente, agrégale el agua a 80-85 grados, tapa y espera entre 15-20 minutos. Por último, cuela.

  • Decocción: 

Coloca la hierba en un recipiente que pueda ir al fuego directo, le agregas agua fría (sin calentar), colócala al fuego y cuando rompe el hervor cuenta 5 minutos y apaga el fuego. Tapa el recipiente y espera 15-20 minutos. Luego cuela. 

Receta

Te invito a que pongas en práctica esta receta donde ponemos en marcha ambos métodos:

Ingredientes:

  • Cúrcuma (Curcuma longa): depurativo del hígado, antiinflamatorio, digestivo
  • Cedrón (Aloysia citrodora): digestivo, relajante
  • Jugo de Limón (Citrus aurantifolia): depurativo

Procedimiento: 

Corta y ralla un trozo de Cúrcuma del tamaño de tu dedo pequeño. Lo colocas en una olla con 1 litro de agua fría  y ponlo al fuego.  

Una vez que rompe el hervor, o dejas hervir 10 minutos, apagas el fuego, y colocas una cucharada de Cedrón. Tapas la olla y esperas 10-15 minutos. 

Una vez pasado ese tiempo, cuelas la infusión. Agregas medio limón recién exprimido y una cucharada de Miel por taza de infusión. 

¡Y a disfrutar!

Si quieres saber más sobre cómo iniciarte en la medicina herbal, te recomiendo mi Curso Botiquín Herbal y para un conocimiento más avanzando, te recuerdo que quedan pocos cupos para la Formación de Medicina Herbal Integral, si es de tu interés, no dudes de escribirme a info@florecer-medicinanatural.com

Flor Fasanella

Farmacéutica especializada en medicina herbal e integrativa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *