Gratitud, el poder de agradecer y empatizar.

Si estás agobiado/a, desesperanzado/a o simplemente con falta de energía, te sugiero que practiques la gratitud. ¿Por qué? Te lo cuento en esta nota. 

Gratitud: el poder de agradecer

¿Practicas la gratitud? ¿Eres de quienes agradecen todos los días estar vivo? ¿Agradeces tu salud, tu vitalidad, tu hábitat, tener cerca a tus seres queridos, la naturaleza que te rodea? Hoy te quiero hablar de la acción de agradecer y por qué es parte de la medicina integrativa.

La gratitud es una práctica que siempre me ayudó a salir de momentos en los que mi mente no para, donde siento que todo está mal, donde no veo una salida. Algo tan simple y tan sencillo como hacer el ejercicio de pensar: ¿qué puedo agradecer hoy? Te puedo asegurar que me cambia completamente la vibración y la energía. ¿Quieres saber por qué?, te lo voy a explicar.

Antes que nada, el sólo hecho de revisar y rescatar al menos una cosa buena en mi vida (vínculos, salud, pareja, amigos/as, familia, etc), ó en el mundo (la naturaleza, las buenas acciones, la solidaridad), me quita el foco de todo lo malo que estoy observando. Sugiero que practiques esta acción, aunque te parezca pequeña, porque nos permite ampliar la mirada y nos ayuda a salir de la visión y el pensamiento unidireccional en el cual estamos inmersos cuando estamos preocupados/as. 

Estado de placer y relax

La gratitud se siente en tu cuerpo. Está comprobado científicamente que la gratitud genera un estado de placer y relax en el cuerpo. Cuando expresamos gratitud, nuestro cerebro libera dopamina y serotonina, dos neurotransmisores responsables de experimentar un estado emocional elevado.

Además, fortalece el amor propio y la empatía. Se ha demostrado que la gratitud tiene un impacto significativo en las funciones corporales, mitigando y reduciendo eficazmente el estrés, la ansiedad y la depresión.

El hábito de agradecer

Hubo un tiempo donde me había propuesto desarrollar un hábito: levantarme y agradecer todos los días algo en particular. Y les soy sincera, me cambió muchísimo mi visión de la vida. Me sentía plena.

Con el tiempo y sin darme cuenta fui dejando ese hábito y ahora que les estoy contando esto, considero que voy a empezar nuevamente a ponerlo en práctica. Sin duda, es algo muy sencillo pero con enormes beneficios que puedo sumar a mi vida.

Los pequeños pasos para ser más agradecida/os pueden marcar una gran diferencia. Si bien en nuestro mundo existe fuertemente la separación y división, el agradecimiento nos recuerda que tenemos mucho más de lo que necesitamos. Incluso, nos estimula a tomar consciencia de que hay muchas otras personas que no tienen los privilegios que tenemos, y así poder ayudarlas, contribuyendo a generar un mundo más justo.

Al practicar conscientemente la gratitud todos los días, podemos ayudar a que nuestras vías neuronales se fortalezcan y así potencien pensamientos más optimistas.

No importa cuán pequeño sea, siempre existe algo que nos permite estar agradecida/os.

¿Qué me ayuda a mí a sentirme agradecida? Cuando estoy en la naturaleza, me emociona lo hermosa que es, y siento una profunda gratitud por estar viva. 

¿Te animas? Me encantaría que me compartas tus experiencias.

🌿

Flor Fasanella

Farmacéutica especializada en medicina herbal e integrativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Ir arriba
Registra una nueva cuenta de afiliado