Es momento de poner los pies en la Tierra

En el sentido más literal, el Grounding ó Earthing es una terapia que nos invita a poner los pies en la tierra. Calma tu mente, baja el estrés. Te invito a que la practiques y que comiences el nuevo año tomando los iones negativos que la Madre Tierra nos ofrece.

Cada vez que me voy de la gran ciudad (Buenos Aires) a mi ciudad natal en la Patagonia (General Roca- Fiske Menuco) siento que estoy respirando nuevamente aire puro y aprovecho más que nunca, a poner los pies sobre la tierra. 

Es mi ritual. Descalzarme y sentir el contacto directo con la Tierra ¡es una sensación única! Te invito a que la experimentes. Si alguna vez lo hiciste, ¿te diste cuenta que la planta de tus pies se te calientan cuando los pones en contacto con la tierra? ¡A mi me pasa muy seguido! Con el tiempo entendí que la tierra me estaba “limpiando”.

Esta práctica se basa en la ciencia y la física para explicar cómo poniéndote en contacto con la tierra podés tener efectos positivos en tu cuerpo, más allá de lo gratificante que es sentir la piel en contacto directo con la tierra.

La Tierra tiene una gran carga negativa, pero (ojo), esto no es malo, al contrario. Los electrones negativos son una fuente poderosa y abundante que permite eliminar los radicales libres (efecto antioxidante). Cuando ponés los pies en la tierra, absorbés grandes cantidades de electrones negativos a través de las plantas de tus pies. El efecto es suficiente como para mantener a tu cuerpo con el mismo potencial eléctrico negativo de la Tierra.

Los antioxidantes son sustancias potentes que disminuyen la oxidación natural de elementos orgánicos en las células de nuestro organismo. El efecto del grounding se asimila a esos efectos antioxidantes.

En un estudio científico se tomaron mediciones de sangre antes y después de la conexión con la tierra para determinar cualquier cambio en la tensión arterial y conocer qué papel desempeña en la salud del corazón. Los resultados indicaron una disminución significativa después de la conexión a tierra, lo que sugiere beneficios para la salud cardiovascular.

Otro estudio, examinó el papel de la conexión a tierra en el daño muscular posterior al ejercicio. Los investigadores midieron la creatina quinasa (una enzima que predomina en esfuerzos físicos de alta intensidad y corta duración), el recuento de glóbulos blancos y los niveles de dolor antes y después de la conexión a tierra.

El análisis de sangre indicó que la conexión a tierra redujo el daño muscular y el dolor en los participantes. Esto sugiere que la conexión a tierra puede influir en las habilidades curativas.

Además, el grounding se relaciona con la disminución de la inflamación y del estrés. Disminuye el cúmulo de pensamientos, muy útil incluso para terapeutas o personas que trabajan en constante contacto con otras personas, situación que puede llegar a cargarlos mucho.

Me sigue maravillando como la Tierra nos ayuda a vivir en armonía, con salud, en paz. Su riqueza disponible con sus plantas medicinales, sus arcillas, sus aguas y ¡algo tan simple como poner los pies sobre ella!

Pachamama es puro amor. 

2 comentarios en “Es momento de poner los pies en la Tierra”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart
Ir arriba
Registra una nueva cuenta de afiliado