Contraindicaciones de Equinácea (Echinacea angustifolia)

Esta planta medicinal es mundialmente conocida y validada, tanto en su uso en infancia como en personas adultas, por su efecto inmunoestimulante, pero ¿conoces sus contraindicaciones al tomarla? Descúbrelas leyendo esta nota de blog y aprende a consumirla de forma responsable y eficaz.

Contraindicaciones de Equinácea (Echinacea angustifolia)

Antes de leer esta nota, recordemos que cuando hablamos de contraindicaciones, debemos comprender es que no todas tienen el mismo grado de comprobación. Dentro de las mismas, podemos encontrar distintos grados de prohibición/limitación de consumo:

  • Aquellas que sugieren NO consumir la hierba (en estos casos debemos acatar la información porque si lo dice es que está comprobado). 
  • Aquellas que sugieren una posible contraindicación (en estos casos debemos estar atentas porque habla de una posibilidad, no de algo de lo que se está 100% seguro, puede ser por falta de estudios científicos por ejemplo). Ejemplos: “puede estimular/potenciar/inihibir”, “existe la posibilidad” “parece que” y frases afines. 

Siempre que tengas dudas, consulta a tu profesional de salud de confianza (que sepa de Medicina Herbal, por supuesto).

Contraindicaciones de la Equinácea

Un estudio ha sacado a la luz la existencia de posibles efectos adversos de la equinácea en uso oral, en forma de reacciones alérgicas. Serían efectos no previsibles, que podrían afectar a personas alérgicas, propensas a desarrollar alergias al polen de árboles como los sauces y los álamos, al césped y a plantas de la familia de las compuestas. La alergia a la equinácea se manifestaría con síntomas diversos como irritación de garganta, ataques asmáticos, erupciones en los dedos de los pies y las manos, tos y en caso extremo, anafilaxis. Estas personas deberían evitar el uso de la equinácea.

Se sugiere que las personas con enfermedades autoinmunes eviten el uso de la equinácea, de todos modos, es necesario analizar cada caso en particular para poder determinar el costo beneficio.

Evitar su uso en enfermedades sistémicas progresivas como la esclerosis múltiple y colagenosis, debido en parte a la estimulación no específica de la respuesta inmune incluyendo la proliferación de las células del bazo que produce la equinácea. 

Evitar su uso en enfermedades sistémicas como la tuberculosis debido a que contiene arabinogalactanos que podrían ser similares a los encontrados en la pared celular de Mycobacterium asociados a la supresión de la respuesta celular de los linfocitos en la tuberculosis.

Se debe evitar su uso en casos de SIDA o infección de VIH.

Los pacientes trasplantados deberían evitar el uso prolongado de equinácea.

La equinácea, además, está contraindicada durante el embarazo, la lactancia y en niños menores de dos años por la presencia de alcaloides.

Asimismo, está desaconsejada a diabéticos. 

Interacciones de Equinácea con otros medicamentos

Si se están tomando medicamentos que afectan al sistema inmunitario, sedantes, antidepresivos y determinados analgésicos contra el dolor, es recomendable consultar con el médico especialista antes de iniciar cualquier tratamiento con equinácea.

La equinácea podría compensar o minimizar los efectos de las drogas inmunosupresoras, como la ciclosporina y los corticoesteroides. 

Los potenciales efectos hepatotóxicos del uso persistente de la equinácea fueron la razón para sugerir que no debería usarse junto con fármacos hepatotóxicos conocidos, como los esteroides anabólicos, amiodarona, metotrexato, y ketoconazol.

Recomendaciones al consumir Equinácea de forma segura

Las especies de Equinácea más utilizadas son: angustifolia, pallida y purpurea. Se utiliza la raíz de las tres especies y se puede utilizar, también, la parte aérea de la purpurea.

Existen diversas formas de consumir la Equinácea, según su presentación: tintura madre, extracto líquido, jarabe, jugo, en infusión, en decocción, en comprimidos o en cápsulas, en cremas o ungüentos para uso tópico, como enjuague bucal o colutorio. 

La equinácea es apta para niños tomada en forma de jarabe o infusión, en dosis adecuadas a su edad. La Equinácea contribuye a aumentar sus defensas y les puede blindar contra algunas infecciones. No obstante, es preferible evitar el uso de presentaciones en forma de tintura alcohólica, así como infusiones demasiado concentradas (no más de 4-5 g de planta seca).

Algunos estudios sugieren no consumir equinácea por más de ocho semanas pero otros dicen que se puede consumir hasta cuatro meses, por lo tanto siempre es necesario ver específicamente qué necesita cada persona.

Si quieres informarte sobre las propiedades medicinales de la Equinácea, puedes leer este artículo y ver mi video:

¿Te resulto de ayuda esta información? Consulta las contraindicaciones de las plantas medicinales antes de consumirlas en mi blog.

Fitoterapia Bioregional

Florencia Fasanella
Farmaceútica, Matrícula 17501

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Registra una nueva cuenta de afiliado